COSTILLA DE CERDO AHUMADA Y EN ORZA.

Costilla de Cerdo Ahumada
El Siglo

Torrecampo

Costilla de cerdo.

Aceite de oliva.

Vino blanco.

Ajos.

Pimienta.

Laurel.

Pimentón.

Canela.

Sal.

Agua.

  • En general, todos los productos del cerdo ibérico se pueden colocar en el humero, donde se curan y se conservan. Pero entre todos ellos puede destacarse la costilla sin descarnar, cortada en tiras y con su sal correspondiente.
  • A los diez días de ahumarse y curarse en esas condiciones ya se puede consumir, preferentemente asada a la brasa, o bien acompañando a toda clase de potajes.
  • Recomendamos adobarla en fresco al estilo del lomo, freírla y colocarla en orza de barro con aceite de oliva. Puede consumirse durante meses, sirviéndose frita nuevamente.
  • Para ello, las costillas se introducen en un adobo de pimienta molida, ajos machacados, unas hojas de laurel, sal a convenir, pimentón, un litro de vino blanco manchego y un litro de agua, durante una semana. Se fríen en aceite de oliva y se ponen a escurrir. Posteriormente se colocan en orza de barro cubiertas de aceite de oliva.
Gastronomía del Valle de Los Pedroches (Córdoba).
Esteban Márquez Triguero. Torrecampo 2002

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: